China. Cuaderno de viaje

Viajar por China es toda una experiencia. La inmensa extensión de su territorio, su orografía, la variedad de climas, etnias, lenguas, tradiciones y sus más de 1.300.000.000 habitantes convierten el viaje en una auténtica aventura en la que más que un país sientes estar recorriendo un continente completo.

Las rutas son inagotables y las posibilidades infinitas. Descomunales ciudades futuristas, pequeñas aldeas ancladas en el pasado, construcciones legendarias, espiritualidad, culturas ancestrales, arte, gastronomía y enclaves naturales que te dejan sin aliento.

China es un país muy seguro para viajar por libre, perfecto para mochileros como fue nuestro caso. Aunque el idioma en algunos casos pueda suponer algún pequeño obstáculo, moverte por tu cuenta no es complicado. Los medios de transporte público, sobre todo en las grandes ciudades, funcionan bastante bien. Eso sí, debido a la gran extensión del país, suele ser necesario utilizar vuelos internos para desplazarse.

La principal dificultad a la que nos enfrentamos planificando nuestra ruta fue decidir qué lugares incluir y qué lugares dejar fuera en los 19 días que teníamos disponibles. Aunque esta es una constante en cualquier viaje, en el caso de China es especialmente complicado decidir por la gran cantidad de posibilidades existentes.

El viaje superó nuestras expectativas y todos los lugares que visitamos son muy recomendables. Los dos ejes fundamentales e imprescindibles de la ruta son los siguientes:

  • el conjunto de las 3 ciudades del conocido como “Triángulo de oro chino” (Shanghai, Beijing, Xian) en las cuales conocimos algunos de los lugares más simbólicos de la historia de este país, como la legendaria Gran Muralla o los conocidos Guerreros de Terracota del mausoleo de Qin Shi Huang.
  • los espectaculares paisajes naturales del sur del país, en la región de Guangxi limítrofe con Vietnam y cuya visita es absolutamente imprescindible. Hablamos de Guilin, Yangshuo o Xingping.

Este es el resumen de nuestra ruta:

  • Días 1 y 2 – Llegada a Shanghai
  • Día 2 – Shanghai
  • Día 3 – Shanghai
  • Día 4 – Shanghai y viaje a Huang Shan
  • Día 5 – La montaña amarilla
  • Día 6 – Huang Shan
  • Día 7 – Hangzhou
  • Día 8 – Guilin
  • Día 9 – Terrazas de arroz de Longsheng: la Columna del Dragón
  • Día 10 – De Guilin a Xingping: Crucero por el río Li
  • Día 11 – Yangshuo
  • Día 12 – De Yangshuo a Xian
  • Día 13 – Xian. Guerreros de Terracota
  • Día 14 – De Xian a Beijing. Hutong y Parque Beihai
  • Día 15 – Beijing: Tiananmen, la Ciudad Prohibida y la Colina del Carbón
  • Día 16 – Beijing: templos, mercados y hutong
  • Día 17 – Gran Muralla: Simatai. Mercado nocturno de Wangfujing
  • Día 18 y 19 – Regreso

Días 1 y 2 – Llegada a Shangai

Llegamos a Shanghai a las 7 de la mañana. La mejor opción para ir hasta el centro es coger el tren bala o Tren Maglev, único tipo de tren de levitación magnética que realiza servicios comerciales. Puede alcanzar los 431 kilómetros por hora y realiza en poco más de 7 minutos el trayecto de 30 kilómetros que separa el Aeropuerto Internacional de Pudong de la Estación Longyang Road, en Pudong. El billete de ida cuesta 50 CYN y te hacen un 20% de descuento presentando el billete de avión del día.

Después tomamos un taxi hasta nuestro hotel y, tras dejar el equipaje, salimos directamente a explorar Shanghai. Nos damos cuenta que estamos en un país muy distinto al nuestro y eso nos gusta. Barullo por todas partes, la ciudad en continuo movimiento. Como estamos muy cerca del río Huangpu, vamos caminando y cogemos un barco hacia la otra orilla, el área denominada Pudong, donde están los edificios más emblemáticos. Entre otros podemos contemplar a la curiosa torre de la televisión, llamada también Oriental Pearl Tower, y la Jin Mao Tower, que era el edificio más alto de la ciudad hasta que se construyó el Shanghai World Financial Center con sus 492 metros de altura.

China Shanghai

China Shanghai

Subimos a la Jin Mao Tower y en pocos segundos estamos disfrutando de una panorámica de la parte más antigua de la ciudad. Comemos en el restaurante que hay en la propia torre. ¡Cuidado con el picante! Probamos dos platos de noodles y uno de ellos era casi incomestible, fuego en boca…

Por la tarde, un paseo por Nanjing Road, una de las calles más concurridas del centro, repleta de tiendas y restaurantes. Es la imagen típica que se tiene de una ciudad asiática moderna, un despliegue de miles de vatios de luces y sonido y gente por todas partes.

Nos alojamos en Captain Youth Hostel (37, Fuzhou Road). El hostel es sencillo. Ubicado en un antiguo edificio art-deco, merece la pena sobre todo por la inmejorable ubicación, en el Bund y a 10 minutos caminando de Nanjing Rd., y por la terraza de la última planta desde donde se pueden ver los rascacielos del Pudong iluminados por la noche mientras te tomas una copa. Impresionante.

China Shanghai

Día 3 – Shanghai

Hoy visitamos el museo de Shanghai dedicado al arte antiguo chino. Está situado en la denominada Plaza del Pueblo y es uno de los más importantes de China. La entrada es gratuita. Merece mucho la pena.

Después del museo, seguimos caminando hasta los jardines y mercado de Yuyuan, formado por diferentes tiendas ubicadas en edificios de estilo tradicional situados en la ciudad antigua.

China Shanghai

China Shanghai

Por la tarde probamos una atracción muy “chinesca” para cruzar el rio Huangpu hacia Pudong, el denominado Túnel mirador del Bund. Se trata de un pequeño recorrido en tren por un túnel subterráneo que se llena de luces de neón, láser y una música incatalogable cual discoteca barroco-futurista. Sin duda, la forma más psicodélica de cruzar el río.¡Frikada máxima!

En Pudong, damos una vuelta por el paseo principal y, después del anochecer, cenamos en uno de sus restaurantes.

Día 4 – Shanghai y viaje a Huang Shan

Es nuestro último día en Shanghai y tenemos media mañana así que nos acercamos a ver el Templo del Buda Jade (170 Anyuan Rd, Jing’an), quizá el más significativo de Shanghai.

China Shanghai

Por la tarde tomamos un tren en el que pasaremos la noche de camino al monte Huang Shan. Compramos los billetes de tren en chinatripadvisor.com. Los compartimentos son para cuatro personas y no tiene servicio de cena ni desayuno, así que hay que llevar provisiones.

Día 5 – La montaña amarilla

El tren nos deja en la estación de Huang Shan aproximadamente a las 9 de la mañana. El tren ha sido más o menos cómodo, pero los ronquidos de nuestros compañeros de compartimento no nos han dejado pegar ojo…

Esta noche dormimos en la montaña, no obstante, vamos caminando al alojamiento en el que nos quedaremos la noche siguiente para dejar las mochilas en una consigna y así ir con menos peso a la montaña. En la puerta del alojamiento tomamos un minibús que nos llevará hasta la montaña, con cambio de vehículo a mitad de trayecto. Al llegar allí subimos a un teleférico que nos deja en la cima. El trayecto es precioso y las vistas impresionantes. Mientras caminamos desde la cima hacia nuestro alojamiento aparece una niebla bastante cerrada. Es una pena, no podemos disfrutar del paisaje pero, afortunadamente, vamos a hacer noche en la montaña y tenemos por tanto más oportunidades por delante. La gente que ha venido a pasar el día se va a ir sin poder ver nada. Hay que tener en cuenta que el tiempo en la montaña es muy cambiante, por tanto, aconsejamos pasar la noche para tener más margen.

Esta noche nos alojamos en uno de los pocos hoteles que hay en la montaña, Huangshan Xihai Hotel, y que hemos reservado con bastante antelación, pues están muy solicitados. El precio también es elevado para la calidad del hotel, pero ya se sabe, cuando hay poco donde elegir sube el presupuesto.

Por la tarde se despeja la niebla. Hay multitud de rutas y el paisaje es totalmente fascinante. Hacemos distintas rutas por la montaña (mar del oeste, mar del norte, etc.) y hay que decir que lejos de ser un lugar relajante en la naturaleza, parece más un parque de atracciones con gente por todos los lugares. Lo que menos nos gustó fue el sistema de los pobres porteadores que cargaban con maletas e incluso con personas para llevarlas a los hoteles… El paisaje es maravilloso pero esos detalles hicieron que perdiera encanto.

Cenamos en el propio hotel y, después, salimos a dar un paseo en la noche cerrada para ver las estrellas.

Día 6 – Huang Shan

Nos levantamos muy temprano para ver amanecer en las montañas, uno de los momentos más especiales que puedes vivir en el monte Huang Shan.

China - HuangShan

China - HuangShan

Después del desayuno, y tras unos intentos fallidos de interpretar los carteles en chino para tomar un autobús de vuelta, decidimos tomar un taxi hasta el pueblo. Por el camino nos paró Mr. Hu, cosa que sabíamos que podría ocurrir por algún compañero que lo comentaba en su blog. Mr. Hu es un curioso caballero que tiene un alojamiento y restaurante en el pueblo y te ofrece la posibilidad de comer en él, de forma un tanto sorprendente pero amable. Como es muy simpático y nos hizo gracia aceptamos su propuesta y la comida fue deliciosa y muy económica. Al final, nos acompañó hasta el autobús para volver al centro de Huang Shan, donde se encontraba nuestro alojamiento.

China - HuangShan

Pasamos el resto de la tarde en el pueblo que tiene múltiples restaurantes y tiendecitas e incluso encontramos un pequeño festival donde la gente cantaba y bailaba en la calle.

Nos alojamos en el Huangshan Koala International Youth Hostel (58, Beihai Road, Tunxi District, Huangshan, Anhui, China, 245000 Huangshan), a 300 metros de la estación de tren de Huangshan. Habitaciones básicas, baratas y personal muy amable con buen nivel de inglés. Salas comunes con buen ambiente viajero.

Día 7 – Hangzhou

Nos levantamos temprano y compramos en el propio hostel unos billetes para viajar en autobús desde Huang Shan hasta Hangzhou. El trayecto dura unas 3 horas y media.

Hangzhou es una ciudad muy grande. Uno de sus principales atractivos es el Lago del Oeste, donde proyectan un espectáculo de luces muy famoso y se ubica también la pagoda Leifeng de cinco pisos octogonales. El paseo por el lago es muy agradable. Otros lugares de interés de Hangzhou son, por ejemplo, la gran Pagoda Liuhe (Pagoda de las seis armonías), el templo budista Lingyin (Templo del alma escondida) o la tradicional calle Qing He Fang.

China Hangzhou

China Hangzhou

Nos alojamos cerca del lago del oeste, en el Hangzhou West Lake Youth House (62-3 Nanshan Road, Hangzhou 310007). Hotel básico pero muy agradable, con muy buen ambiente mochilero y donde hacen unas pizzas muy ricas.

Día 8 – Guilin

Hoy dejamos atrás las grandes ciudades y ponemos rumbo al sur, a una zona más rural donde la naturaleza toma más protagonismo. Nos dirigimos a la región de Guangxi, en primer lugar, a la ciudad de Guilin. Para llegar a Guilin, tomamos un vuelo interno  que ya teníamos reservado de forma anticipada. Desde el aeropuerto nos trasladamos en taxi al hotel.

China - Guilin

Tenemos poco tiempo, así que decidimos contratar en el propio hotel dos excursiones para los próximos días: la visita a los arrozales de Longnsheng Longji y el Crucero por el Río Li que nos llevará hasta Yangshuo.

Dedicamos la tarde damos una vuelta por la ciudad visitando el Pico de la belleza solitaria, la Mansión del Príncipe Ming o Huang Quiao y el Seven-Star Park.

Nos alojamos en el Eva Inn Hotel (66 Binjiang Rd, Xiufeng, Guilin, Guangxi) en habitación doble con baño. Hotel muy confortable y con agencia de información turística para gestionar las excursiones.

Día 9 – Terrazas de arroz de Longsheng: la Columna del Dragón

A unas dos horas en autobús de Guilin están ubicadas las terrazas de arroz de Longsheng, o también llamadas Longji o Columna del Dragón, y el área de Yi Jiang Yuan. Vamos en excursión organizada, lo que significa que tenemos limitaciones en tiempo y forma, pero aun así, vamos a disfrutar la experiencia lo máximo posible.

La primera parte de la excursión la dedicamos al área Longsheng y sus pintorescas terrazas de arroz. El recorrido consiste en recorrer la aldea de Ping’an que descansa sobre una colina para, desde su punto más alto, poder observar una panorámica de las terrazas de arroz. Ping’an es una pequeña y curiosa aldea, con casas de madera y algún restaurante en el que aprovechamos para probar una especialidad local: arroz cocinado en bambú. Las vistas de las terrazas de arroz son espectaculares.

China - Longsheng

La segunda parte de la excursión es para nosotros totalmente prescindible. Consiste en una aproximación al pueblo Yao, una minoría étnica muy interesante de costumbres ancestrales (como la longitud del pelo de las mujeres, símbolo de prosperidad). La realidad es que esta visita, que conceptualmente podría ser muy interesante, se transforma en un circo turístico, poco auténtico y comercial. Misma experiencia que en otros lugares del mundo con visitas similares, como los Uros en Perú, pueblos beduinos en el Sháhara, etc.

Día 10 – De Guilin a Xingping: Crucero por el río Li

Nos levantamos temprano. Hoy vamos a navegar un tramo del río Li para llegar hasta el área de Yangshuo. El recorrido por el río es tranquilo y espectacular. El paisaje es montañoso, con formas espectaculares cubiertas de vegetación espesa. Por el río vemos algunas barcas de pescadores, aves, búfalos y alguna pequeña aldea.

Yangshuo está lleno de gente. Turistas que vienen a pasar el día o a quedarse varias noches a explorar la zona. Hay tiendas, restaurantes… Quizá hoy es el día de más calor y humedad de todo el viaje. Nos queda un pequeño recorrido en autobús hasta nuestro alojamiento, que se ubica en la localidad de Xingping. En la estación de Yangshuo tomamos el autobús que nos llevará en pocos minutos hasta Old Place International Youth Hostel (Yiwu Rd, Xiufeng, Guilin, Guangxi, 541001).

China - Yangshuo

Xingping es especial. Al llegar, despejamos las dudas que teníamos y nos damos cuenta de que, a pesar de la distancia respecto al centro de Yangshuo, hemos acertado con alojarnos aquí. A pesar de que ya no es tan tranquilo como solía ser, en contraste con Yangshuo, Xingping es más tranquilo. Hay mucha menos gente y se respira un ambiente más sencillo y rural, sobre todo al caer la noche cuando todos los turistas se han ido y solo quedan los que están alojados en el pueblo. Sí que hay un  de barullo en el pequeño puerto, donde unas cuantas personas quieren venderte a toda costa el típico paseo en barcas de bambú por el río, repitiendo constantemente a modo de mantra “bamboo rafting!”. Por lo demás, Xingping se acerca más a la idea que teníamos de la china rural y sus míticos paisajes. Además, el ambiente en el alojamiento es estupendo.

Después de acomodarnos, y resguardarnos de una lluvia brutal pero breve, damos un paseo al atardecer siguiendo el curso del río. Las últimas luces del día sobre el río y las pequeñas colinas tapizadas de vegetación nos regalan probablemente las mejores estampas de todo el viaje. La atmósfera es inigualable.

China - Xingping

Día 11 – Yangshuo

Hoy dedicaremos el día a explorar el área de Yangshuo. Una buena forma de hacerlo es alquilando una bicicleta, pues te da autonomía y flexibilidad a un precio razonable. Para ello, tomamos un autobús desde Xingping hasta Yangshuo y allí, cerca de la oficina de información turística, hablamos con una guía local, Zhou Chu Feng  “Lucy”, que nos oferta sus servicios, básicamente, acompañarnos durante todo el día mientras nos lleva a los lugares más interesantes de la zona y nos ayuda en el alquiler de las bicicletas y demás gestiones.

China - Yangshuo

Lucy resulta ser una persona muy amable y profesional. El recorrido que realizamos es muy tranquilo e interesante. Además de los lugares de imprescindible visita, como la Colina de la Luna o el típico paseo en barca de bambú por río Yulong, nos lleva a rincones muy interesantes y auténticos, donde entramos en contacto con la China más sencilla y rural. Manejar la bicicleta por el centro de Yangshuo entre las motos, los burros, los carros y el resto del tráfico es toda una aventura, pero recorrer los caminos rurales y senderos tranquilos es una maravilla.

Día 12 – De Yangshuo a Xian

Día de transición. Dejamos los espectaculares paisajes del sur y volamos hacia el norte hasta Xian, para encontrarnos con los famosos Guerreros de Terracota y una ciudad realmente interesante.

En Xian nuestro alojamiento será Shuyuan International Youth Hostel (2 Shuncheng South Rd (West Section), Beilin, Xi’an, Shaanxi). De nuevo, un lugar sencillo y económico pero con muy buen ambiente viajero.

Día 13 – Xian. Guerreros de Terracota

Hoy vamos a conocer uno de los grandes iconos de la cultura China, los famosos Guerreros de Terracota. Aunque ofertan innumerables excursiones organizadas, tours, etc., es aconsejable realizar la visita por tu cuenta. Es muy sencillo y ahorrarás dinero.

Las estatuas de los famosos guerreros se encuentran en el Mausoleo de Qin Shi Huang, a unos 30 kilómetros del centro de Xian. Nos dirigimos la estación de trenes de Xian. Desde allí salen muchos autobuses privados y públicos hacia el mausoleo. Elegimos una opción económica, el autobús 306, que nos deja en la puerta del recinto funerario en aproximadamente una hora.

En torno al mausoleo hay todo un complejo turístico que se llena de gente, con algún restaurante de comida rápida y, por supuesto, tiendas para vender el merchandising de los guerreros.

Qin Shi Huang es el primer emperador que logró la unificación del país y su tumba es uno de los desafíos más importantes de la arqueología de China. Actualmente se sigue investigando su contenido, dando lugar a todo tipo de especulaciones y aún no se ha decidido realizar su apertura. Además de esta tumba, el recinto funerario alberga otras 400 tumbas y los famosos 8.000 guerreros de terracota distribuidos fundamentalmente en tres fosas. La fosa 1 es la más impresionante, mejor dejarla para el final.

Por la tarde, de vuelta en Xian, nos vamos a conocer alguno de los lugares de interés, como la torre del tambor y la campana, pero sobre todo dedicamos el tiempo a pasear sin prisa por el Barrio Musulmán, uno de los lugares que nos resultó más interesantes de esta ciudad. Puestos de comida callejera, pequeñas tiendas, ruido, gente de aquí para allá, la mezcla de sonidos, luces, olores y el contraste con la atmósfera mágica y tranquila que se respira en la Gran Mezquita al atardecer, con la llamada a la oración del muecín… Sin duda, un ambiente mágico.

Para cenar, un clásico de Xian: De Fa Chang Restaurant (3 West St, Lianhu). Dumplings buenísimos en un ambiente muy auténtico. No es un restaurante orientado al turismo, hay que apañarse a pedir en chino y realmente merece la pena.

China - Xian

Día 14 – De Xian a Beijing

Volamos hasta Beijing. Nos alojamos en el Beijing Downtown Backpackers (85 Nanluogu Alley). Este hostel está ubicado en la zona Nanluoguxiang del distrito Dongcheng, un área tradicional que conserva el trazado de calles que componían el casco antiguo de Beijing, los denominados hutong. El hostel es sencillo pero su inmejorable ubicación y el ambiente de la zona aportan sin duda un gran valor añadido. Hay muchos comercios tradicionales y lugares para comer algo o tomar una copa. Independientemente del alojamiento, la zona merece una visita, en especial por la tarde-noche.

Nuestra toma de contacto con Beijing será un recorrido por:

  • los hutong de la zona de Nanluoguxiang.
  • el cercano área de Shichahai, donde se ubica la Torre del Tambor y la Torre de la Campana.
  • un paseo tranquilo por el extenso Parque Beihai, jardín imperial del siglo X, y su enorme lago.

Día 15 – Beijing: Tiananmen, la Ciudad Prohibida y la Colina del Carbón

Hoy dedicaremos el día a dos de las zonas más simbólicas y con más historia de China: la Plaza de Tiananmen y la Ciudad Prohibida.

Nos dirigimos en primer lugar a Tiananmen. Tomamos un taxi desde nuestro alojamiento que, por unos pocos yuanes, nos deja allí en unos 5 minutos. Pasamos un control de seguridad y entramos en la plaza. Mucha gente, cámaras de vigilancia… Más allá de su simbolismo, para nosotros este lugar tiene poco que ofrecer. En el sector sur está ubicado el Mausoleo de Mao Zedong. No dedicamos demasiado tiempo y nos vamos caminando a la cercana y legendaria Ciudad Prohibida, hogar exclusivo de la corte china desde el siglo XV hasta la abdicación del último emperador en 1912.

China - Beijing

La fila para comprar las entradas a la Ciudad Prohibida es un auténtico caos. Tenemos que hacer verdaderos malabares para llegar a la taquilla. Una vez dentro, la ciudad es espectacular, un recinto enorme con grandes patios, antiguos pabellones perfectamente conservados, preciosos jardines y mil rincones llenos de historia. Eso sí, la atmósfera del lugar tiene ahora poco que ver con las idílicas imágenes del pequeño Puyi corriendo bajo los acordes de Sakamoto que nos regaló Bertolucci en El último emperador. Hay que hacer un ejercicio de abstracción para evitar que las enormes mareas de turistas y ruido ensombrezcan la visita.

Dedicamos a la Ciudad Prohibida más o menos media jornada. Para completar la visita entramos en el cercano Parque Jingshan, o también llamado Colina del Carbón, y subimos a su punto más alto para obtener una buena panorámica del recinto completo de la Ciudad Prohibida y más allá. Por otra parte, el ambiente del parque es muy interesante, una buena oportunidad de acercarte a la sociedad china y su cultura popular. Puedes encontrar gente de todas las edades, en grupo o en solitario, haciendo cualquier cosa que puedas imaginar: practicando tai chi, chi kung, jugando al mahjong, cantando ópera, durmiendo, jugando en círculo con una pequeña pelota o simplemente bailando al ritmo de una radio a todo volumen.

China - Beijing

Día 16 – Beijing: templos, mercados y hutong

Día completo en Beijing para seguir conociendo los principales lugares de interés de la ciudad:

  • El Templo del Cielo, considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ubicado en el parque Tiantan Gongyuan.
  • El Templo de los Lamas o Yonghegong, considerado el templo budista tibetano más importante fuera del Tíbet.
  • Mercado de la Seda (en chino Xiushui): si el regateo y las falsificaciones te interesan, este es tu sitio. Un edificio de 5 plantas lleno de puestos para comprar cualquier objeto que puedas imaginar. Está ubicado en la Avenida Chang An (metro Yonganli), conocida como Calle de la seda.
  • Como no, recorrer los hutong y simplemente disfrutar de su ambiente, mezclarte con la gente, entrar en los pequeños comercios, comer en algún puesto callejero…

China - Beijing

Día 17 – Gran Muralla: Simatai. Mercado nocturno de Wangfujing

Hoy llegamos hasta la mítica Gran Muralla. Hay varios puntos más o menos cerca de Beijing para conocerla (Badaling, Mutianyu, Huanghua Cheng, Simatai y Jinshanling). Nosotros decidimos ir al sector de Simatai (a unos 140 kilómetros de Beijing) pues se considera que en este punto se conserva mejor la construcción original y suele estar menos masificada de gente.

Para hacer la visita contratamos una excursión en Beijing en un puesto de información turística cerca del Parque Beihai. La excursión incluye el transporte y la comida. Una vez en la muralla, puedes disponer de tu tiempo para recorrerla como quieras, por tanto, la excursión es bastante práctica.

El autobús nos deja en un recinto desde el cual puede tomarse un teleférico para llegar a la base de la Gran Muralla. El trayecto merece la pena por las fantásticas vistas aéreas sobre la zona. Una vez en la muralla, recorremos distintos tramos de piedra, algunos muy empinados, y algunas de las torres de vigilancia que salpican el trazado. Las vistas son espectaculares. El descenso puede hacerse en tirolina. También existe la posibilidad de realizar hiking entre los sectores de Jinshanling a Simatai (unos 8 kilómetros, entre 3 y 4 horas, dependiendo de la forma física. Hay tramos con pendientes muy importantes).

China - Simatai

Volvemos a Beijing a última hora de la tarde. Para finalizar el día, nos acercamos a un curioso lugar: el mercado nocturno de Wangfujing (Wangfujing Street, Distrito de Dongcheng). Puedes encontrar muchos comercios peculiares y puestos de comida callejera donde ofertan, entre otras “delicias”, pinchos de arañas, caballitos y estrellas de mar, escorpiones…

China - Beijing

Día 18 y 19 – Regreso

Y aquí llegamos a la última jornada de nuestro viaje. Antes del vuelo de vuelta, aprovechamos el tiempo que nos queda en Beijing paseando de nuevo por algún hutong y disfrutando de su ambiente. El viaje ha sido apasionante, muy completo, y la conclusión es clara: volveremos.

China - Beijing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s