Kumano Kodo | Epílogo

Katsuura | Japón, septiembre 2015

Hoy es nuestro último día en la península de Kii. La ruta que hemos seguido, Kumano Sankeimichi Nakahechi, no termina aquí, se prolonga hacia el norte por la costa hasta el santuario Kumano Hayatama Taisha, en la desembocadura del río Kumano. No obstante, no tenemos tiempo para más y nuestra ruta se detiene en este punto. Para llegar al santuario Kumano Hayatama Taisha desde Katsuura lo más común es tomar algún transporte hasta Shingu, como por ejemplo, la línea de autobús público número 13, desde Kii-Katsuura Station hasta Shingu Station (620 yenes/persona, unos 40 minutos de trayecto). El santuario se encuentra a unos 15 minutos a pie de la estación.

Hemos invertido 8 días (incluyendo los días de descanso y transporte) en cruzar la península de Kii de oeste a este. Hemos caminado unos 70 kilómetros, la mayor parte de una de las rutas ancestrales de peregrinación más interesantes y completas de Japón, a través de montañas solitarias, a veces entre la niebla, por valles verdes, bosques profundos y senderos misteriosos. Hemos conocido gente amable, rincones legendarios y muy buena gastronomía. Hemos aprendido y disfrutado mucho. No se puede pedir más. Una experiencia totalmente recomendable.

Subimos al tren JR en la estación JR Kii-Katsuura Station que nos llevará hasta la estación de Shin-Osaka (1.940 yenes/persona, sólo ida, unas 4 horas y media de trayecto). El tren va bordeando la costa oeste de la península de Kii hacia el norte, siguiendo el antiguo recorrido de la ruta Kumano Sankeimichi Kiiji. Por el camino vemos el océano a nuestra izquierda, salpicado de pequeños islotes. A la derecha están las montañas, silenciosas, abrigadas con el manto verde que mantiene ocultos sus caminos, esos mismos que paso a paso hemos recorrido, igual que ahora otros estarán recorriendo. De alguna forma, sentimos ya un poco de nostalgia.

Poco a poco, en las laderas, van apareciendo aldeas, con casas de tejados oscuros y pequeños cementerios color ceniza.

“Me gusta mirar los valles oscuros, las rocas grises, las aguas que sonríen silenciosas, los bosques que suspiran en sueños intranquilos, las orgullosas montañas vigilantes que lo contemplan todo desde arriba”. Allan Poe, E., La isla del hada

Kumano Kodo, una experiencia inolvidable

Anuncios

9 comentarios sobre “Kumano Kodo | Epílogo

  1. Fantastico blog que nos anima a hacer este trayecto y nos ayuda con las diferentes etapas y lugares de alojamiento.
    Muchas gracias por vuestra precisa descripcion.

    Me gusta

    1. Gracias a ti Emilio por leernos! Es un viaje muy interesante y completo en un país fantástico. Como has podido leer en nuestras etapas, nosotros disfrutamos mucho. Estamos encantados de que nuestras experiencias os hayan servido de ayuda y os animen a hacer el viaje, son los dos objetivos que perseguimos siempre en el blog. Disfrutad mucho del viaje. Un abrazo y buen camino!

      Me gusta

  2. Hemos estado unos días por la zona, que no teníamos en mente visitar… pero nos leímos vuestros post y los de Verónica y ni lo dudamos… estuvimos pocos días por la zona, pero como lo tenéis todo tan bien explicado no nos costó nada planificar y decidir. así es que… ¡Muchas gracias por el súper trabajo de blog! Besos desde Hiroshima

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s