Tabernas de Madrid: Casa Amadeo, “El de los caracoles”

En pleno corazón del barrio de Embajadores de Madrid, entre las zonas de El Rastro y Lavapiés, se ubica la Plaza de Cascorro, lugar castizo por excelencia. En el número 18 de esta plaza encontrarás una taberna: “Casa Amadeo”.

Una puerta pequeña, flanqueada por los pliegues del clásico cierre metálico de tijera. A su derecha bajo un toldo rojo con rayas blancas hay una placa que indica el año de su fundación, 1942, y que te da una primera pista de lo que vas a encontrar en su interior: una tradicional taberna madrileña con solera. Al entrar, te asalta el aroma característico de algún guiso casero, quizá de la gran olla que reposa tras la barra: caracoles a la madrileña. Aquí puedes probar este plato popular madrileño, típico de tascas y tabernas desde principios del siglo XX, a base de caracoles, jamón, chorizo, pimentón, guindilla y pan frito entre otros ingredientes, cocido a fuego lento, sin prisa, hasta lograr una salsa concentrada, sabrosa y algo picante (prohibido no mojar pan).

Casa Amadeo

Casa Amadeo

El local es sencillo, comida sencilla y gente sencilla. Turistas, parroquianos asiduos, vecinos de toda la vida… entre cañas, vermú de grifo, bacalao y caracoles. Puedes seguir con zarajos, callos, torreznos, pero, sobre todo, disfruta del ambiente.

Las mañanas de los domingos, y de algunos festivos, la calle de la Ribera de Curtidores se viste de Rastro, el tradicional mercado al aire libre que se lleva celebrando en Madrid desde el siglo XVIII. Es típico acabar la mañana tapeando en las tabernas de la plaza de Cascorro y “Casa Amadeo” se llena de gente y buen ambiente, aunque llegar a la barra se convierte entonces en una hazaña. Si prefieres más tranquilidad, acércate mejor otro día.

“Casa Amadeo” quizá no sea el más barato, el más cómodo o el de mejor calidad, sin embargo, te ofrece una gran oportunidad: asomarte al Madrid más genuino, al Madrid de los domingos de Rastro y vermú, al barrio sencillo, mestizo y con carácter. Lugares como este sostienen los pilares de la cultura popular de la ciudad y mantienen viva su esencia. Le añaden sustancia. Lugares como este quedan pocos y, los que quedan, no sabemos cuanto durarán. “Casa Amadeo” tiene personalidad, algo que no se encuentra fácilmente. Su veterano tabernero Amadeo Lázaro, burgalés (Adrada de Haza) y ya madrileño de adopción, es auténtico, profesional y con carácter y, seamos sinceros, los caracoles están cojonunos.

No te lo pierdas.

Casa Amadeo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s