Tabernas de Madrid: Bodega de la Ardosa, la de Chamberí

Probablemente, las mejores patatas bravas de Madrid. Mención especial para su oreja a la plancha. Cañas bien tiradas, buen vermú de grifo y ambiente genuino. Hablamos de la Bodega de la Ardosa, la del castizo barrio de Chamberí (Santa Engracia, 70), uno de esos lugares en peligro de extinción que resiste al paso del tiempo como los buenos vinos.

Este local, que abrió sus puertas en 1920, es uno de los cuatro que quedan actualmente de la famosa cadena de bodegas La Ardosa que fundó D. Rafael Fernández Bagena en 1892 para distribuir los vinos de sus viñedos toledanos. El primer local de la cadena está ubicado tras la plaza de San Ildefonso, en el barrio de Malasaña (Calle Colón, 13), y es otra taberna de obligada visita en Madrid de la que ya hablamos en este otro artículo. Origen común, pero lugares muy diferentes, cada uno ha evolucionado a su manera.

El primer elemento a destacar del local es la magnífica cerámica original que cubre su fachada. Se trata de un trabajo del pintor ceramista Alfonso Romero Mesa (Sevilla, 1882 — Madrid, 1940), figura de referencia en la azulejería comercial de Madrid y entre cuya obra podemos destacar también la fachada de “Villa Rosa” (Plaza de Santa Ana, 15) o la azulejería de la Plaza de Toros de las Ventas.

Bodega de la Ardosa

Frente a la puerta, y si el clima lo permite, puedes sentarte en su terraza y esperar a ser atendido, pero lo interesante está dentro. El local es pequeño, sin artificio, y el protagonismo se lo lleva la barra. Las paredes están cubiertas de botellas de todo tipo: moscatel, mistela, vodka, licores añejos, orujo “El afilador”… En una esquina vemos incluso unas botellas de pastis frances. Unas botas de vino colgadas, carteles con la oferta de raciones, algún motivo taurino y recuerdos de otro tiempo. Tras una pequeña puerta se esconde el almacén.

Bodega de la Ardosa

Bodega de la Ardosa

A la hora del aperitivo la encontrarás llena de gente. Hazte un hueco en la barra ver salir tu vermú del grifo y observar el noble arte de tirar una caña. Tras la barra, profesionalidad y trato amable. Con la bebida, un pincho de la casa, pero no te quedes ahí. Unas bravas por favor. Fritas en su punto, con su salsa casera, no demasiado picante pero con un sabor especial. Sigue con la oreja o unos boquerones en vinagre. Mientras tanto, disfruta del ambiente. Escucha el sifón entre las conversaciones animadas. Gente de paso y vecinos de toda la vida, a tomar el vermú de los domingos o a comprar vino, pues también funciona como tienda. Muchos clientes asiduos.

Bodega de la Ardosa

Sin duda, es un sitio que merece la pena visitar y al que merece la pena volver. El lugar perfecto para iniciar el tapeo por la clásica zona de Ponzano.

Horario 9-15 y 18-23:30

Cierra el miércoles.

¡Larga vida a la Bodega de la Ardosa!

Anuncios

2 comentarios sobre “Tabernas de Madrid: Bodega de la Ardosa, la de Chamberí

  1. Hola, soy Rolando de bodegasyvinos.info y me gustaría comentaros que siempre que puedo llego a la Bodega de la Ardosa y disfruto de sus patatas bravas acompañado de una buena cerveza. Lo recomiendo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s